Pedagogía de Don Bosco "Sistema Preventivo"

La Pedagogía de Don Bosco

La pedagogía de Don Bosco o Sistema Preventivo tiene como objetivo fundamental la educación integral de los jóvenes, en un ambiente educativo de cercanía y confianza, donde los jóvenes se sientan queridos y aceptados.

El fin de este sistema preventivo tiene en cuenta estas dos vertientes:

  • promoción humana.
  • salvación cristiana.

La educación salesiana se caracteriza por una fusión entre lo que es el desarrollo humano y el anuncio evangélico cristiano.

Dicho todo con estas palabras tan sencillas:

“Formar honrados ciudadanos y buenos cristianos”

 

¿Como Nació esto?

Don Bosco, un joven sacerdote, se encuentra en las calles de Turín, a muchos jóvenes que vienen del campo buscando trabajo, jóvenes sin hogar que pasaban hambre y penurias, al conocer esa realidad Don Bosco supo que tenía que hacer algo. En 1850, Don Bosco ya había fundado varios oratorios en Turín para atender a esta juventud perdida.

Don Bosco crea un estilo propio donde sale al encuentro de los jóvenes y donde las correcciones no se hacen con castigos (como era habitual en esa época).

Así nació su sistema preventivo, basando su particular pedagogía en lo siguiente:

Sus tres pilares…

Razón

Todo tiene sus motivos, los jóvenes deben conocer esos motivos para poder racionalizarlos, y las razones de los demás también deben ser aceptadas. La educación debe ser personalizada, no hay que poner metas inalcanzables, siempre dando mucha importancia al esfuerzo y al compromiso. Se busca corregir y persuadir más que castigar.

 

“Déjate guiar por la razón y no por la pasión.” (Don Bosco)

Religión

En tiempos de Don Bosco no se podía entender una educación separada de la formación religiosa que era imprescindible para el desarrollo integral de la persona. Hoy en día, damos importancia a los valores que transmite el Evangelio, la religión ayuda a los jóvenes a que descubran el sentido de la vida y les ayuda a encontrar respuestas a los problemas que les afectan.

 

“Todos los ejércitos son inútiles si Dios no los asiste” (Don Bosco)

Amor

El amor se traduce en entrega, el educador salesiano hace que sus educandos se sientan queridos, acepta incondicionalmente al joven haciendo que este se sienta seguro de sí mismo, lo hace persona y sujeto activo de su propia formación, el educador acompaña, no solo en su proceso académico sino también en su desarrollo personal.

 

“La base de toda educación es cosa del corazón” (Don Bosco)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies